Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información

Preguntas Frecuentes:

A continuación, contestamos a las dudas más habituales de nuestras empresas, si su consulta no se encuentra entre éstas, contacte con nostros a través de nuestro formulario de contacto, email o llamando al +34 922 20 61 69.

24-01-2016.¿Qué son los papilomas?

Son infecciones de la piel producidas por un virus y con una manifestación parecida a las verrugas. Son muy dolorosos pues en el pie se encuentran incluidos. La forma de eliminarlos varía, el podólogo suele hacerlo empleando medios químicos (aplicación local y controlada de ácidos) hasta la desaparición de la lesión. También pueden eliminarse mediante crioterapia (congelación) de la lesión, inyecciones intralesionales o en caso de lesiones recidivantes a estos tratamientos se emplea la cirugía.

02-01-2016.

¿Qué es un “ojo de gallo”?

Se denomina así a una callosidad muy dolorosa que aparece entre los dedos del pie por el roce o presión excesiva entre estos. Será el podólogo el que procede a su eliminación, se desaconseja el empleo de callicidas y será de esta manera y con el empleo de calzado  de puntera más ancha lo que evite su pronta aparición. Podemos  en caso de recidivas frecuentes  realizar ortesis de silicona, pero la corrección definitiva pasa por el tratamiento quirúrgico.

02-01-2016.

¿Por qué me salen callosidades?

Los callos son respuestas normales de la piel al incremento de la presión y la fricción. La presencia de aumento de queratina localizada nos indica un anormal incremento de las fuerzas del pie. Los lugares más comunes de localización son las cabezas metatarsales a nivel plantar, los talones y el dorso de las articulaciones interfalángicas de  los dedos. Si la presión es muy elevada y localizada se produce lo que se denominan helomas.

Se eliminan periódicamente sin dolor  mediante una limpieza de ese crecimiento excesivo de piel, pueden prevenirse y tratarse mediante la colocación de un soporte plantar  que corrija o compense los malos apoyos del pie o elementos para protección de los dedos. También existe la posibilidad de la cirugía.